¡Que no se te enfríe el agua de la ducha!

No hay nada mejor que despertar y tomar una ducha tibia, o si prefieres, antes de dormir.

Para que siempre puedas disfrutar de este momento, acá te dejamos algunas medidas que te ayudarán a que el agua no se enfríe y para prevenir riesgos de escapes de gas:

  • Limpia regularmente el calefont. La limpieza interna es fundamental, pues éste al igual que estufas y cocinas, acumulan impurezas en sus conductos, lo que puede afectar el adecuado flujo de gas.
  • Observa la llama del piloto, ésta debe ser principalmente azul. Si presenta betas amarillas o rojas y además chispas, es urgente una limpieza.
  • Nunca conectes irregularmente artefactos a gas a cilindros de GLP.
  • Si usas cilindro de gas, siempre revisa que el regulador esté bien instalado.
  • Si tienes gas a granel o por red, asegúrate que todas las conexiones estén perfectamente ajustadas y en buenas condiciones.
  • Revisa las mangueras del gas. Por ningún motivo uses mangueras de riego o flexibles no certificados. Al no estar fabricados para estar en contacto con el calor, pueden dañarse con facilidad.
  • No tapes ni obstruyas las vías de ventilación que haya en el recinto.
  • No instales el calefont ni otros artefactos de “llama abierta” en baños ni dormitorios. Se corre el riesgo que se apaguen y el gas siga saliendo, lo que puede ser aspirado con consecuencias altamente negativas para tu salud.
  • No olvides que el GLP es un asfixiante simple y que al ser más pesado que el aire se puede acumular en áreas bajas o poco ventiladas, o sin corrientes de aire.

¡Disfruta cada día de una agradable y segura ducha con estos simples consejos!